El festival de Cannes y su lucha contra Netflix (de la mano de Amazon)

El festival de Cannes y su lucha contra Netflix (de la mano de Amazon)

Netflix ha boicoteado Cannes de manera efectiva desde 2018, en que el festival exigió mostrar sus películas en los cines en Francia si quería competir por la Palma de Oro.

María Estévez

Aunque Netflix y el festival parecía que mantenían una conversación cordial para llegar a un acuerdo, lo cierto es que la plataforma se niega a presentar sus películas en el certamen francés y da prioridad a Venecia y Toronto. El director del festival, Thierry Frémaux, reveló en una rueda de prensa que invitó a Netflix al festival del 2021 para estrenar mundialmente ‘The Power of the Dog’, de Jane Campion, y ‘Blonde’, de Andrew Dominik, fuera de competición, pero el gigante de la transmisión declinó. Algunos ejecutivos de la industria pensaron que 2021 podría ser el año en que la plataforma regresara a Cannes, pero se equivocaron. «Netflix no quiere venir a Cannes. No somos nosotros quienes rechazamos sus películas de Netflix. Quieren entrar en Competición, pero para ello deben ser estrenadas en los cines de Francia», ha dicho. Cannes defiende su postura en favor de los exhibidores locales, que denuncian la estrategia de la plataforma por estar destinada a acabar con los cines.

Fremaux añadió que Netflix y los otros gigantes del streaming aún tienen que descubrir un gran director. Echando más gasolina a un fuego que puede dejar a Cannes muy difuminado en el futuro, el festival francés pierde fuelle contra Italia y mucho más contra Toronto. «Nómbrame un director que haya sido descubierto por una plataforma. Han pasado diez años y no hay uno», apuntó desafiante.

Netflix ha boicoteado Cannes de manera efectiva desde 2018, en que el festival exigió mostrar sus películas en los cines en Francia si quería competir por la Palma de Oro. Si bien Fremaux elogió a Netflix por su «trabajo extraordinario» desde 2007, se apresuró a lanzar un dardo contra su negativa a estrenar en las salas. «Acabamos de celebrar el 125 aniversario de la invención del cine. Veremos si en 100 años celebraremos el cumpleaños de las plataformas. No creo que Netflix o los demás puedan saltarse el festival de cine de Cannes. Volverán y yo estoy abierto al diálogo».

Las relaciones entre Cannes y el gigante tecnológico californiano comenzaron a deteriorarse en el 2017 y, desde entonces, la plataforma presenta sus productos en el Festival de Venecia, que sí les permite participar en su competición. El director ejecutivo de Netflix, Reed Hastings, admitió que habían ido demasiado lejos. «A veces cometemos errores. Estamos en una situación más grave con Cannes de lo que pretendíamos», dijo. En público, ambas partes parecen tener ganas de reconciliarse; de hecho, Fremaux dijo el lunes que eran «amigos». «Hablamos todo el tiempo». Sin embargo, la realidad es otra porque tres años después, Netflix todavía le sigue dando la espalda a Cannes. Amazon, por su parte, sigue tajantemente las reglas del Festival y este año tiene dos películas en Cannes, entre ellas la inaugural, 'Annette', protagonizada por Adam Driver y Marion Cotillard.

Los americanos lo tienen crudo en Cannes

Y si ya hablamos de las extrañas reglas de este festival post-pandemia, muchos norteamericanos no entienden la injusta regla de no poder entrar a la sala principal de proyecciones sin PCR pese a estar vacunados con Moderna mientras que los europeos sí pueden. Esta «discriminacion» ha creado un mal sabor de boca entre alguno de los periodistas norteamericanos, que pueden entrar en Francia con su vacuna, pero no en el Palacio del Festival. El corresponsal de 'Variety' comentó que antes de poder disfrutar del festival de cine más prestigioso del mundo, tuvo que escupir en un tubo de plástico varias veces para verificar que no tenía Covid-19. Las instrucciones dadas por Biogroup, responsable de la seguridad sanitaria del evento, son arbitrarias y complicadas porque no dan facilidades a la hora de recibir los resultados y la mayoría de periodistas con entradas terminan perdiendo sus pases esperando que les lleguen los resultados.