Gran éxito de La Fugaz: se vendieron más de la mitad de las obras propuestas

Gran éxito de La Fugaz: se vendieron más de la mitad de las obras propuestas

La tradicional subasta que promueve un mercado para artistas locales formó parte de la programación Quarentena del Arte. Hubo gran interés de coleccionistas, y se sumaron compradores inusuales.

Bajo un estricto protocolo de cuidados se llevó a cabo en el Teatro La Comedia y de manera presencia la tradicional subasta La Fugaz, como parte de la programación del ciclo Quarentena del Arte, desarrollado bajo un contexto de aislamiento social que constituyó todo un desafío para el arte y la cultura, y en el que -ante la imposibilidad de generar encuentros colectivos- surgieron nuevas maneras de pensar la producción artística.

Siguiendo el eje curatorial que propuso el jurado de selección para la subasta, las obras debían pensarse como una especie de vacuna: no ya para el virus sino para las restricciones e imposibilidades que ha generado la pandemia.

Las obras que integraron la subasta fueron previamente seleccionadas a partir de una convocatoria que permaneció abierta del 6 al 23 de noviembre. En esta edición 2020, a diferencia del año anterior, el llamado fue destinado exclusivamente a artistas locales.

La subasta de selección de obras recaudó $ 267.000, y los artistas que se hicieron acreedores de la venta son Maximiliano Venturini, Flor Meyer, Florencia Echevarría, Juan Ignacio Cabruja, Nicolás Biolatto, Lucas Bragagnini, Maria Victoria Bueno, Ariel Costa, Ariel Torti, Luján Castellani, Pablo Boffelli, Nicole Mazza y Lisandro Arévalo.

En el marco de la programación de Quarentena del Arte (QAR), La Fugaz acompaña a sectores artísticos de la ciudad, posibilitando la reflexión, las prácticas y la circulación del arte rosarino. 

Para que integren esta gran subasta de arte, la QAR convocó a G:IRO Circuito de Galerías con una selección de obras pertenecientes a galerías rosarinas, con bases sugeridas por cada espacio.

Los organizadores de Quarentena del Arte afirman que el resultado fue muy positivo: "Se vendió más de la mitad de las obras propuestas, hubo mucha puja e incluso se sumaron coleccionistas de la ciudad de Rosario y de otras ciudades que hicieron su compra a través del teléfono".

Además, la subasta se transmitió por la plataforma Google Meet para todas aquellas personas que quisieron sentirse parte de este ya tradicional evento.

Renovado impulso con perfil económico

Para esta edición -como para las anteriores- se trabajó en la generación de vínculos que fomenten el mercado de arte local, a través de charlas. En una de ellas, se convocó a un economista especialista en arte para abrir la posibilidad de nuevos compradores y de alguna manera insertarse en el mundo del arte. Luego de esta charla, muchas de las personas que estuvieron involucradas se acercaron a La Fugaz.

Se sumaron nuevos actores, entre ellos, la Fundación Banco de Santa Fe, que auspició el evento, y la Fundación Rosario, que, a través de su participación, añadió compradores de arte inusuales. "Ese es nuestro objetivo y propósito, en pos de generar un ecosistema en el que galeristas, artistas, lo público y lo privado convivan, fomentando siempre los artistas locales", afirma Melania Toia, subdirectora general de Museos y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura y Educación municipal.

Un protocolo que definía un número restringido de personas y un plazo acotado de 90 minutos no impidieron el éxito del evento: más de la mitad de los artistas vendieron sus obras. La mayoría, incluso, a precios que superaron la base. Además, la subasta abarcó obras realizadas con técnicas muy diversas: desde pintura y dibujo hasta fotografía y objetos.

"Nuestro análisis después de la subasta fue súper-positivo. La Fugaz fue el primer evento presencial que se hizo pos-pandemia y consideramos que era fundamental esa modalidad. En la subasta la gente se conoce, se saluda, se genera un vínculo con la obra que se va a comprar. En este caso, las obras se proyectaron en una pantalla gigante. Fue nuestro primer evento, con tiempo y capacidad limitados, con un protocolo súper-estricto pero que superó nuestras expectativas. y eso es alentador", concluye Melania.

Espacio de apoyo a artistas y sus producciones, La Fugaz se propone contribuir y sostener la producción artística y potenciar su relación con el consumo de arte.