Rosario mi marca

Rosario mi marca

Ser rosarino, es un orgullo, cuando nos identificamos y nos fundimos en la ciudad.

Si tendría que buscar una identificación de mi ciudad, me sería difícil, elegir entre tantas, ciudad cosmopolita hechas por inmigrantes, Italianos, Españoles, Sirios, Alemanes y cuantas otras culturas nos precedieron y continua en la actualidad, todos vertiendo su impronta y llenando espacios que nos marcan para siempre con sus arquitecturas, sus costumbres, una marca queda gravada detrás de cada historia.

Un rio que nos abrasa y nos cobija, donde flotamos en forma imaginaria sobre su cauce, pero nos brinda gran expansión económica a través de su Hidrovia, exportamos a través de sus puertos los frutos de nuestras tierras y las industrias que amasan su producción  todos los días con miles de manos inquietas, laboriosas, que a veces se juntan para un rezo cualquiera para agradecer nuestra bendición de esas aguas que nos bautizan todos los días y hasta algunas veces nos refresca en verano y vienen miles de personas como turistas para saber de qué se trata, cruzamos un puente y  vemos la magnitud de su delta

  

La cordialidad de estar siempre dispuestos y no nos dejemos engañar todavía existe el buenos días, como estas, siempre un mate o una cerveza esperando esos afectos que siempre llegan de las mano del amor por una novia, por un amigo por la familia, por el amigo del amigo o por la prima que se casó con aquel conocido, así somos no tenemos Sr. Intendente, tuvimos a Miguel a Mónica y ahora a Pablo, el día del amigo estalla la ciudad, lo importante no son las diferencias, lo importante es ser y pertenecer y con eso llenamos nuestros egos ese que sale cuando no somos Argentinos, ni Santafecinos, solo Rosarinos, pero lo peor es que nos cargan en el mundo, pero nos conocen.

Ciudad verde, llenas de árboles, parques inmensos prácticamente uno por barrio, para no estar peleando, llenos de vida con niños jugando, adultos haciendo deportes, centro de reuniones dominicales casi como una religión, no importa tu condición social o de cualquier otro tipo, solo vamos para vernos para saber cómo estas, es como el corazón latiendo dentro de la ciudad.

Parque Scalabrini Ortiz

Más de una vez tendríamos que visitar al cardiólogo general de la ciudad (que seguramente ya vamos a crear) principalmente cuando estalla el deporte en nuestra ciudad esos clásicos de futbol que nos ponen en letargo por 90 minutos y son frutos de cargadas y comentarios hasta el próximo encuentro, cualquier espacio libre es escenario para un picadito. Tenemos estadio mundialista de hockey y la mejor jugadora, todavía no superada. En todas las disciplinas siempre algún rosarino se destacó, vasta caminar por Pellegrini para ver cuadras enteras con estrellas de deportistas olímpicos, el deporte es parte nuestra, cada rincón de la ciudad tiene su club barrial y en algunos de ellos se está gestando otra estrella.

Tenemos cultura propia, la ciudad es un gran pulmón donde la respiras en cada segundo, distintas expresiones, artistas callejeros, música, danza, teatros, recitales, murales le dimos al mundo artista que trascendieron todas las fronteras a veces creo que somos un gran escenario haciendo la mejor obra todos los días, para reinventarnos al otro, nos dicen que somos exigentes es que practica cultural no nos falta.

Somos un gran barco, lleno de ilusiones con su proa mirando al este, salimos todos los días a navegar, a decirle al mundo aquí estamos y lo representamos en nuestro Monumento a la bandera, los motores que dan el impulso sos vos, soy yo, solo somos rosarinos de marca.

Gira Rosario 2018: 4to grado partió rumbo al Monumento a la Bandera |  Belgrano Day School