Como llegar a presidente entre un país milenario y en Argentina

Como llegar a presidente entre un país milenario y en Argentina

No importa como sea el régimen político, de todos podemos aprender. También joyas Argentinas

Argentina

La Constitución de 1826 establecía que el poder ejecutivo es ejercido por una persona bajo el título de presidente de la República Argentina (artículo 68). Los requisitos eran ser ciudadano argentino,​ tener treinta y seis años, nueve como ciudadano y un capital de diez mil pesos (artículos 24 y 69).

Los requisitos para la elección como presidente eran similares a los exigidos para los senadores; se les añadían la condición de nativo, o de ser hijo de uno en caso de haber nacido fuera del territorio nacional, y la práctica de la religión católica

¿Qué requisitos debe cumplir una persona para ser presidente de los argentinos?

Para ser presidente argentino, la Constitución Nacional dicta en su artículo 89 del año 2004, que:

Cualquier ciudadano puede serlo, habiendo nacido en territorio argentino o siendo hijo de ciudadanos nativos.

Debe tener al menos 30 años.

Haber sido por lo menos 6 años ciudadano de la nación y tener 2 años como mínimo de residencia inmediata en ella.

Declarar una renta anual.

No ejercer otro cargo durante el ejercicio de la presidencia.

 

China

Lo cierto es que no es nada fácil llegar a ser un miembro poderoso de la élite política del país. Para darse una idea de lo complejo y dificultoso del sistema político interno del Partido Comunista chino, puede verse la trayectoria del actual presidente Xi. Primero, es obligación poseer título universitario (Xi es ingeniero químico), para luego poder ser admitido en el servicio civil, algo así como una escuela de gobierno china. En 1999, 92.000 personas se presentaron al examen, pero sólo 14.500 fueron admitidas. Posteriormente, se comienza una carrera en la administración pública que tiene diez escalones entre el oficial más bajo y la máxima autoridad. Entre ellos: intendente, gobernador de provincias pequeñas, gobernador de provincias grandes o fronterizas, etc. Xi pasó todos y cada uno de estos pasos antes de convertirse en el hombre más poderoso del país.

Joyas Argentinas

Cada presidente una vez terminado su mandato puede ejercer otros cargos políticos. Algunos presidentes han tenido carreras significativas después de dejar el cargo. Tal es el caso de José Figueroa Alcorta que fue presidente de la corte suprema, siendo el único argentino en presidir los tres poderes, el de Néstor Kirchner que fue secretario general de la UNASUR, y de Cristina Fernández de Kirchner que se desempeña actualmente como vicepresidenta de la Nación. Vicente López y Planes (Buenos Aires en 1852) y Justo José de Urquiza (Entre Ríos entre 1868 y 1870) ejercieron la gobernación de sus provincias natales. Bartolomé Mitre, Julio Argentino Roca, Hipólito Yrigoyen, Marcelo Torcuato de Alvear, Arturo Frondizi, Juan Domingo Perón, Raúl Alfonsín y Néstor Kirchner ejercieron el liderazgo de sus respectivos partidos políticos e incluso se presentaron a elecciones nuevamente, algunos reelegidos con éxito como Roca en 1898 y Perón en 1973, y otros presidentes sirvieron en el Congreso después de abandonar la Casa Rosada como Carlos Pellegrini y Carlos Menem.

Los exmandatarios poseen tras terminar su mandato la protección vitalicia de la Policía Federal Argentina y perciben una asignación mensual vitalicia equivalente al sueldo de un juez de la Corte Suprema, según la Ley 24.018. Al fallecer, la pensión pasa a la viuda o viudo que cobrará el 75% pero tendrá que renunciar a toda pensión estatal. Para el goce de estos beneficios, deben residir dentro del territorio argentino. Arturo Illia y Raúl Alfonsín donaron todos sus años de jubilación a la caridad.

Profesión y origen de los presidentes

En cuanto a la formación de los presidentes que gobernaron el país en este último siglo y medio, en su gran mayoría fueron militares - 24 de ellos- y abogados, otros 23. Esta fue la profesión de todos los mandatarios desde el retorno democrático, menos Macri que es ingeniero, al igual que Puerta, que ejerció como presidente interino.

Bartolomé Mitre además de militar, fue historiador, escritor y periodista. Domingo Faustino Sarmiento fue también escritor y docente. Hubo, además, otro ingeniero y militar, Agustín P. Justo; un odontólogo, Héctor Cámpora; y hasta una bailarina, Isabel Perón.

Como reflejo del centralismo que tuvo la Ciudad de Buenos Aires, el 28 % de los presidentes fueron porteños, y el 24,5% bonaerenses. Santa fe nunca fue representada en la presidencia.

17 presidentes de facto

En el período que va desde 1916 hasta 1983, hubo 29 presidentes, pero solo 12 mandatarios constitucionales surgidos de elecciones. Los 17 restantes ocuparon la primera magistratura después de golpes militares que tuvieron lugar en 1930, 1943, 1955, 1962, 1966 y 1976.