"Es gravísimo para la población, someterla a una cuarentena de sanos"

Mario Borini, profesor de Medicina (UBA) y referente de Epidemiólogos Argentinos, en diálogo con el programa HolaRosario (Abril FM 91.5), donde delizó sus opiniones sobre esta nueva etapa de la pandemia argentina.

Mario Borini es médico, epidemiólogo y docente de la Universidad Nacional de Buenos Aires. El grupo de profesionales del que forma parte se ha ofrecido a asesorar, en varias oportunidades, al presidente Alberto Fernández. Observaron con preocupación desde el primer día que "faltaba la epidemiología, nada menos que en una epidemia".

Explica Borini: "cuando se decretó la cuarentena, nos sorprendió la urgencia con que esto se hizo, la perentoriedad, de un día para el otro, sin dejar que la gente se acomodara. En Singapur y Japón, las familias, las empresas y las propias instituciones gubernamentales tuvieron 20 de días de preparación, acá hubo cero". Y agrega que la decisión no sólo fue apresurada, sino igual para todos. "Nos llamó la atención la falta de ciencia, porque a nadie se le ocurre cuarentenar provincias sanas".

Explica: "en ese momento teníamos 5 provincias con cero casos, y 6 provincias con 1, en total eran 11 provincias. Y sin embargo se tomó de forma masiva. Eso no forma parte de ninguna ciencia". Y añade otra variables omitidas: "se cuarentenó a toda la gente, tuviera la edad que tuviera, cuando nosotros sabíamos que afectaba gravemente a las personas vulnerables o a las que tenían más de 65 años. Acá se cuarentenó a chicos, se les quitó las escuelas rurales, en lugares aislados, donde no había ningún caso".

El doctor enfatiza que no sólo la metodología, sino el balance del gobierno es inexacto. "En el conjunto de países latinoamericanos, más allá de lo que dice la propaganda oficial, no estamos bien. Son 33 países, el primero es el peor, nosotros estamos en el lugar 13: o sea que hay 20 que están mejor que nosotros, con cuarentenas mucho más administradas (Uruguay es un caso)". Y añade: "Pero si vamos al mundo, estamos en el lugar 66, sobre 215 países, quiere decir que tenemos 150 países que están mejor que nosotros. O sea, no nos ha ido bien. Basta de decir mentiras".

Otra de las denuncias de Borini es lo que llama "una subversión de prioridades absoluta". Dice: "Imaginemos que el COVID significa el 2% de las muertes del mundo. Quiere decir que se le prestó atención al 2% y no al 98%". Una desproporción continuamente omitida por el discurso político. "El otro día Kicillof decía 'se nos murieron 5 niños'. Hay que decirle: se te mueren 300 por mes". Se pregunta el doctor: "por qué el énfasis en 5 niños que se murieron en un mes por COVID, cuando se te mueren 300 por mes. Tu tasa de mortalidad, la de la provincia de Buenos Aires, es 3 veces mayor que la mortalidad infantil de los países desarrollados, es una vergüenza".

Si algo se evitó con la cuarentena argentina, dice el profesor, es "la inmunidad, porque nosotros nacemos con una inmunidad natural, es la que protege a los niños tanto que prácticamente no hay casos (y en cuanto a cuando hay casos, si son casos graves, es porque tienen unas morbilidades asociadas muy graves)". Y agrega: "esta cuarentena no sirvió. Sirvió para mal: aumentó la pobreza en 7 puntos".

A modo de cierre, Borini explicó que cree que se trata de un método perjudicial, incluso en casos donde se aplicó mejor, y cita las declaraciones de Noruega ("el ejemplo que manejaba en Argentina la dirigencia") y que ahora dice "no lo volveremos a hacer jamás. Nos hemos arrepentido, porque hemos sometido a la población a enormes dolores con esta cuarentena. Hemos cometido un pecado contra la sociedad".

 Por Santiago Alzari