Los mejores ventiladores con USB para colocar en el escritorio mientras teletrabajas

Los mejores ventiladores con USB para colocar en el escritorio mientras teletrabajas

Ponemos a prueba cinco ventiladores USB que funcionan conectados al puerto del ordenador. Se caracterizan por su diseño portátil y ligero.

El calor es, sin duda, una de las señas de identidad de la época estival y uno de los accesorios imprescindibles para sobrellevarlo de la mejor manera posible son los aparatos de aire acondicionado y ventiladores. La imagen que se tiene de estos últimos suele ser la de un producto de tamaño medio o grande que funciona conectado a la toma de corriente eléctrica. Pero no son los únicos: existe una categoría denominada ventilador USB que llama la atención por su diseño portátil.

¿Por qué comprar un ventilador con USB?

Este tipo de ventiladores de sobremesa se caracterizan por su pequeño tamaño y porque funcionan conectados a un puerto USB, aunque otros utilizan el cable USB que viene en su caja para recargar su batería como si de un smartphone o una tableta se tratara. Lógicamente, el caudal de aire con el que refrescan el ambiente no puede compararse al de los modelos más avanzados y de mayor tamaño, pero para ciertos momentos pueden resultar de utilidad. Así, uno de los principales usos que se les da es colocarlos cerca del ordenador mientras se trabaja.

Comparativa. ¿Qué ventiladores USB hemos probado?

La siguiente selección se caracteriza por su precio económico y por acumular un número importante de reseñas en Amazon. Estos son los mini ventiladores USB elegidos: CSL Computer A24045x61EasyAcc FNWJ-WTFancii Twin Turbo, Lileng 815 y Tedgem. Los criterios considerados en sus respectivas valoraciones son estos:

- Diseño: todos tienen en común un tamaño compacto y peso ligero. La principal diferencia en este apartado la hemos encontrado en la calidad de los materiales.

- Ruido: lo habitual es que emitan ruido, pero hay diferencia entre unos y otros.

- Potencia: cómo de potente es el ventilador cuando está en funcionamiento. Además, hay que tener en cuenta que mientras que algunos modelos solo incorporan una velocidad, otros brindan dos y hasta tres.

- Experiencia: si el ventilador USB cubre nuestras necesidades, el caudal de aire que desplaza...

¿Cuál es el mejor ventilador USB?

Las pruebas realizadas a cada uno de estos cinco ventiladores portátiles USB han resultado sencillas. A lo largo de varias semanas, les hemos hecho un hueco en nuestra mesa de trabajo —junto a nuestro ordenador portátil— para comprobar cómo funcionan, qué potencia alcanzan, si son o no ruidosos, y el caudal de aire que ofrecen.

En esta ocasión, se ha producido un empate entre los ventiladores USB EasyAcc FNWJ-WT y Fancii Twin Turbo. Ambos han obtenido una valoración media de 8,5 puntos. Estos dos modelos equilibran muy bien sus características de diseño y prestaciones, proponiendo la experiencia de uso más completa y con mejores resultados.

Ventilador USB EasyAcc FNWJ-WT

Este modelo de sobremesa no solo se diferencia del resto por su diseño. La otra característica que le distingue es que no funciona conectado al puerto USB de nuestro ordenador de sobremesa o portátil: emplea esta conexión física para alimentar su batería de 2600 mAh de capacidad a través del cable incluido. Esta batería durará, eso sí, más o menos horas en función de la velocidad que elija el usuario: para ello, hay que utilizar la rueda de control situada en la esquina inferior derecha de la zona frontal y regularla en función de nuestras necesidades. Se sabe que la batería está completamente cargada porque el piloto LED se ilumina en verde.

El ventilador USB EassyAcc FNWJ-WT ha conseguido una de las mejores valoraciones en cuanto a diseño y calidad de acabados. El plástico ABS utilizado denota durabilidad mientras que el motor es de cobre y no tiene escobillas lo que favorece, por otro lado, que el nivel sonoro no se dispare tanto como otros ventiladores USB. Además, el marco de soporte usado por el fabricante ayuda a girarlo un máximo de 160º para ajustarlo y adaptarlo.

Pesa 260 gramos y aunque sus dimensiones son ligeramente más grandes (175 x 145 mm) esto no impide su transporte de un sitio a otro con absoluta comodidad. Es un ventilador de mesa que cumple con su propósito, aunque en ocasiones si aumentas la potencia del caudal del aire que expulsa notas cierta vibración. Ofrece protección contra sobrecargas y cortocircuitos.

Ventilador USB Fancii Twin Turbo

Si observas a través de sus rejillas, las situadas tanto en la zona delantera como trasera, observas perfectamente el sistema de doble ventilación que incorpora: el fabricante se refiere a este con el nombre de aspas gemelas turbo ciclónicas, y gracias a ellas arroja un caudal de aire mayor respecto a otras propuestas. En la parte superior, se ubica un control sensible al tacto (la respuesta es buena) que permite seleccionar (en función de nuestras necesidades) entre dos velocidades, una baja y otra más alta.

La diferencia entre una y otra no solo la vamos a encontrar en la potencia a la que trabaja, sino en el nivel de ruido que se propaga. Así, la velocidad alta llega a molestar un poco, sobre todo al principio, pero todo es cuestión de acostumbrarse. En cuanto a su diseño, cumple con los cánones que uno espera de un ventilador portátil, tanto por su peso ligero como por sus compactas dimensiones. No tendrás problemas para encontrar un hueco donde colocarlo. La calidad de los materiales está bien y luce detalles en aluminio.

Pero la característica que más ha llamado nuestra atención del ventilador USB Fancii Twin Turbo a nivel estético es su asa que tiene una doble función. Por un lado, ayuda a transportarlo. De otro, como esta asa cuenta con un diseño plegable, permite que se emplee también como soporte ajustando de manera más fácil la dirección del producto. El cable USB que viene en su caja mide en torno al metro de longitud.

Nuestra elección II

Su sistema de doble ventilación es capaz de expulsar un mayor caudal de aire. Además, cuenta con dos velocidades.

Ventilador USB Tedgem

Preparado para utilizarse con cualquier dispositivo USB provisto de una salida de cinco vatios —característica que suele ser habitual en esta clase de productos—, iniciamos este análisis hablando de su diseño. El ventilador USB Tedgem posee una estructura que mide 125 x 125 x 50 mm y su peso no llega a los 200 gramos, especificaciones que invitan a su cómodo y sencillo transporte.

En cuanto a sus materiales de fabricación, citar que la calidad del plástico elegido transmite una buena sensación. También nos ha gustado el detalle del mecanismo que rodea toda la parte que protege el interior del ventilador: no solo por su óptima adherencia a la superficie sino porque su diseño es orientable, lo que contribuye todavía más a su facilidad de uso.

Se controla a través de un único botón situado en la parte trasera que se utiliza tanto para elegir una de sus tres velocidades como para apagarlo; al tacto, este control físico se siente agradable. La primera de estas tres velocidades emite un nivel de ruido inferior a 20 dB, pero si eliges la dos o la tres (para incrementar lógicamente la potencia) este nivel sonoro aumenta como cabría esperar.

Lo llamativo, en este caso, es que aun alcanzando la velocidad tres no resulta tan ruidoso al aportar por un motor sin escobillas. ¿Qué tal la experiencia de uso? Su potencia nos parece acertada, y donde mejores resultados obtuvimos y nos sentimos más a gusto fue con la velocidad dos.

La alternativa con la mejor relación calidad-precio

Se controla a través de un único botón situado en la parte trasera que incluye una doble función: tanto la elección de una de sus tres velocidades como la opción de apagarlo.